¿Cuándo fue la última vez que viste un vídeo en Internet? Me atrevería a decir que no hace mucho, ¿estoy en lo cierto?. Los vídeos en línea han desatado una nueva revolución de las comunicaciones en todo el mundo. Las grandes plataformas, como YouTube o Facebook, permiten que millones y millones de personas vean lo que publica un usuario cualquiera. Resulta sorprendente que cada minuto se suban 60 horas de vídeo a YouTube y que el sitio web haya superado ya las 4.000 millones de reproducciones diarias.[1] A modo de ilustración, podemos recordar el caso de Asmaa Mahfour, una joven activista egipcia que publicó un vídeo doméstico en Facebook y YouTube. Su vídeo se reprodujo de forma generalizada en todo Egipto y se considera unos de los factores clave que desencadenaron las revueltas nacionales en Egipto en 2011.

No hace mucho, escuché a Chris Anderson, responsable del célebre evento anual de la organización TED hablar sobre esta revolución (en realidad, vi la grabación de su charla en un vídeo publicado en Internet). Anderson no dudaba en afirmar que “no es descabellado decir que Gutenberg aportó a la palabra escrita con lo que los vídeos en línea pueden hacer por la comunicación cara a cara (…). Millones de personas pueden ver el discurso de otra, lo que puede avivar ideas poderosas y crear un intenso deseo de aprender y responder”.[2]

Me pregunto si la constante búsqueda del ser humano de medios de comunicación más evolucionados puede ser un reflejo de nuestra Imago Dei(nuestra creación a imagen de Dios). Basándome en las narraciones bíblicas, considero que desde su origen el mundo ha experimentado una divina revolución de la comunicación. Dios es quien toma la iniciativa a la hora de hablar con los seres humanos desde el inicio de la creación. Según vemos en el primer capítulo de la Biblia, Dios creó a Adán y a Eva, los bendijo e inmediatamente después les habló.[3]

A lo largo de la historia, Dios empleó distintos medios para mantenerse en contacto con los seres humanos, hasta que se dirigió a nosotros de forma incomparable, personal y directa a través de Jesús, el Dios-Hijo y al mismo tiempo Dios-hombre. Al principio del Evangelio de Juan, se llega incluso a describir a Jesús como la “Palabra” o el “Verbo”.[4] La lectura de la Biblia y mis experiencias personales me han enseñado y mostrado que las palabras de Dios

………………..

[1] YouTube Estadísticas. Consultado el 26/06/2012
[2] Anderson, C. How web video powers global innovation. Grabado en Julio de 2010.Ted Global.
[3] Génesis 1:28
[4] Juan 1:1

Escribe un comentario